Oración durante la Asamblea

Señor Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo

Tú inspiraste a san Juan Bautista de La Salle la obra de la educación humana y cristiana de los jóvenes, especialmente de los pobres.

De compromiso en compromiso le fuiste guiando en un éxodo hacia los Hermanos y los pobres.  Su itinerario de fe continúa inspirando a miles de Hermanos y Seglares para responder a las llamadas y necesidades de la juventud.

 Al encontrarnos reunidos en esta Asamblea Internacional de Hermanos Jóvenes, recordamos las palabras de Jesús: “He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”.  Sólo, Tú, Señor, puedes contagiarnos la vida del Padre para que la llevemos con alegría a todos los rincones de la tierra.

 Ayúdanos a llenarnos de ti en este tiempo de gracia que nos concedes.  Acompáñanos en nuestra reflexión para que con el corazón y la mente puestos en ti, salgamos al encuentro de los niños y jóvenes más necesitados con espíritu de fe y celo.

 Ayúdanos a descubrir el gozo de la fraternidad, a sentirnos más hermanos unos de otros, a unir nuestras fuerzas con todos los que formamos la familia lasaliana para responder a los desafíos que el mundo de hoy nos plantea y danos coraje para continuar y recrear la misión que nos has confiado.

Te lo pedimos por intercesión de nuestra madre María, San Juan Bautista de La Salle y todos nuestros Hermanos Santos y Beatos.

Amén.